“Tenemos como egresados grandes retos por delante”

A continuación el discurso de la presidenta de la Asociación de Egresados de la Universidad Simón Bolívar (AEUSB), Mineau Reyes, durante la Orden “Ernesto Mayz Vallenilla” 2019, que premió a los uesebistas Fernando Miralles-Wilhelm (ingeniero mecánico, 1987) y Leonardo D’Addazio (licenciado en Química, 1982).

Distinguidas Autoridades Rectorales, representantes diplomáticos, Autoridades Municipales Apreciados empresarios y representantes de gremios profesionales y empresariales Estimados profesores, estudiantes, empleados, egresados e invitados especiales, amigos todos. Muy buenos días! Bienvenidos y gracias por compartir esta especial ocasión para la Universidad Simón Bolívar y para la Asociación de Egresados de esta casa de estudios.

Hoy es para nosotros los egresados una oportunidad de renovar, reiterar y celebrar el compromiso con nuestra Alma Mater, con nuestro país y con la excelencia, ese valor inculcado desde este recinto y que es la guía de nuestro quehacer en los diferentes ámbitos de nuestra vida, porque la excelencia es un modo de vida, de actuación y de desempeño.

Tenemos como egresados grandes retos por delante. Una crisis larga y profunda en nuestra casa de estudio nos obliga a multiplicar esfuerzos y ampliar nuestras tareas y áreas de atención, no hemos sido ni somos extraños a esta crisis, hemos acompañado a nuestra universidad y lo seguiremos haciendo de múltiples maneras. El gran reto es defender la alta calidad en la misión fundamental de la universidad: formar nuestros estudiantes y realizar investigación, la universidad está haciendo su tarea a pesar de las adversidades, con un encomiable esfuerzo por parte de la comunidad universitaria, y aprovecho esta oportunidad para reconocer, felicitar y agradecer a todos y de manera muy especial a nuestro querido rector el profesor Enrique Planchart por su indiscutible liderazgo.

Fernando-y-Leonardo

Defender la excelencia de la universidad es defender la creación de futuro, la creación de progreso y de bienestar, es garantizar la verdadera riqueza del país, que no es otra que el conocimiento; cada profesional formado y egresado de esta casa de estudio es un factor de cambio y de desarrollo, es una fuerza de generación de valor e innovación, la riqueza del país está en nuestras aulas y en nuestros laboratorios.

El mejor ejemplo de lo que digo lo tenemos hoy aquí, dos egresados cuyo desempeño y destacada labor ha cambiado, ha transformado y creado progreso para Venezuela y para el mundo. !Gracias Fernando! !Gracias Leonardo! por su valioso y dedicado trabajo, que nos inspira, que ha mejorado la ciencia, la vida y al mundo en sintonía con la innovación, la pasión y la tecnología. Son ustedes constructores de país y de bienestar para todos.

Hoy les quiero hablar de futuro, reconocer los obstáculos y los logros y plantear los grandes desafíos que tenemos por delante como la mejor oportunidad de cambio y de integrarnos a las tendencias mundiales. La universidad ha venido manejando y superando limitaciones e inmensas dificultades, y a la vez, construyendo capacidades y habilidades. La Universidad Simón Bolívar enfrenta día a día una dramática situación que se ha traducido en deserción de estudiantes, profesores y personal administrativo y en el deterioro de su infraestructura.

A pesar del agotamiento que esto supone, ha logrado desarrollar internamente, habilidades que debemos transformar en fortalezas, conceptos que debemos traducir en cambios de paradigmas y competencias que debemos convertir en valores que permitan la transformación de la Universidad en un modelo innovador de gestión académica y administrativa con una nueva dimensión de la autonomía, fundamentada no solo en la resiliencia que ha demostrado en estos tiempos tan difíciles sino en la sustentabilidad y sostenibilidad del modelo, sin prescindir del carácter público de la universidad. Es momento de cambios, de grandes cambios, que permitan dar un salto cuántico en el modelo de nuestra universidad, la universidad del futuro, a donde siempre hemos apuntado como horizonte, como sendero y como destino.

Soy optimista, la realidad es suficientemente dura y agobiante, pero apuesto por un mañana de éxito, a pesar que la ruta no será ni fácil ni sencilla, pero con el compromiso de la comunidad universitaria, podemos ir construyendo y abriendo esos nuevos senderos, convirtiéndonos en factores de transformación, pues los egresados hemos asumido el reto del cambio y nuestro rol es trabajar con y para la universidad, modelando proyectos que permitirán construir estos nuevos paradigmas. Sostenibilidad y excelencia van de la mano, la una no es posible sin la otra, esa es nuestra meta, ser los articuladores de estos nuevos equilibrios y relaciones de la universidad con su entorno, y entre los miembros de la comunidad universitaria, que solo será posible con la participación de todos.

La sociedad, las instituciones públicas y privadas y el sector productivo del país serán actores principales y protagonistas de estos cambios y se integraran en estos nuevos modelos de relaciones con la universidad a través del liderazgo de sus egresados. Desde la Asociación de Egresados los invitamos a incorporarse solidariamente y acompañarnos en la importante e impostergable tarea de construir ese mañana y ser parte de la Universidad del Futuro… de la Universidad de la Excelencia… Ser parte de nuestra USB.

Estos son los tiempos que ponen a prueba las almas de los hombres… Y demostraremos que llevamos en el alma a nuestra casa universitaria. Amigos todos… Muchas gracias.

Foto destacada: Departamento de Información y Medios de la USB

Comentarios

comentarios