“Me llena de orgullo más que cualquier otro reconocimiento”

Estimado Rector
Autoridades
Amigos

El mejor premio que puede recibir una persona es el reconocimiento de su labor por parte de sus progenitores. Esto es precisamente lo que significa para mí recibir la Orden Ernesto Mayz Vallenilla y por eso me llena de orgullo más que cualquier otro reconocimiento, este otorgado por mi Alma Mater.

Soy un firme creyente que en la Universidad no solo aprendemos una profesión, ella nos da las herramientas enseñándonos a utilizarlas para analizar y resolver situaciones de cualquier índole que se nos presenten en el futuro, la Universidad Simón Bolívar le añade un “toque extra” a este aprendizaje, nos enseña y pide las utilicemos dentro de la excelencia: una sola calidad, la mejor.
Desde pequeño observaba a mi padre trabajar en sus restaurantes, de manera muy especial en los fogones, y durante sus descansos dominicales y feriados invitar a sus allegados a comer en casa. Para los invitados siempre ha sido una experiencia muy especial.

Mi Padre es capaz de preparar deliciosos platos de comida para veinte personas o más y salir de la cocina sin sudar, ensuciarse o despeinarse y servirlos acompañados de estupendos vinos, pero lo que siempre me ha conmovido es la felicidad con que prepara sus platillos para complacer a sus invitados, al igual que cuando cocina en su restaurant para los clientes.

No es muy expresivo pero lo he visto llenarse de satisfacción cuando alguien alaba y agradece su comida.

Mi Madre siempre compartió con el ese gusto por atender, servir y brindarles a sus comensales sabrosos momentos en torno a la mesa. Esa alegría, esa satisfacción que siempre he visto en ambos cuando atienden a amigos y clientes me han acompañado toda mi vida, marcándola hasta el punto de llegar a ser un firme creyente en que no hay problema sin solución en torno a una buena mesa, de manera que al terminar mi carrera universitaria como químico, decidí seguir el camino que, de alguna manera intuía me llevaría a ser feliz…… solo me faltaba unir las piezas de ese rompecabezas.

Leonardo-D'Addazio-web2

Las personas que me conocen como Sommelier a veces preguntan un tanto extrañados: Leo, tu eres Licenciado en Química? (yo prefiero Químico Puro, suena más intelectual y me da pie para la broma “Si, soy Químico Puro, no tengo nada de Físico”),

Mi explicación a esta pregunta es que, razonar el por qué y el origen de las cosas y los conocimientos de química me ayudaron a entender mucho mejor los procesos de fermentación, destilación, filtración y todos aquellos procesos implicados en la elaboración, no solo de bebidas alcohólicas, también de infusiones, aguas, aceites, quesos y otros alimentos.

Uniendo estos conocimientos al servicio, a la excelencia y a mi placer de compartir lo aprendido fue el paso siguiente y el que dio como resultado lo que yo llamo “mi poción mágica de la felicidad”

Hoy, al igual que todos los días quiero agradecer

A la Universidad Simón Bolívar por formarme como UESEBISTA de corazón.

A mis padres por enseñarme y apoyarme siempre a lo largo de mi vida.

Al equipo de la Academia de Sommeliers de Venezuela por soportarme (en todos los sentidos) día a día, en especial a Dayana Medina, compañera y cómplice de esta aventura

Y por supuesto a mi familia por ser mi principal estímulo para alcanzar los objetivos,

Comentarios

comentarios