Logros de la gestión 2015-2018, por Catalina Ramos

Cuando comenzamos nuestra gestión, en marzo de 2015, nos propusimos darle un vuelco a la forma en que se concebía la participación de los egresados en la universidad, y buscamos propiciar una visión distinta, más proactiva, en la que contribuyéramos con ideas, experiencia, talento, contactos, y recursos, para que la USB vuelva a desempeñar un rol determinante, donde el conocimiento, la excelencia, el valor del esfuerzo propio, y el respeto a las diferencias se constituyan nuevamente en su principal eje conductor, como lo han sido en nuestras vidas.

Para alcanzar ese objetivo nos enfocamos en tres líneas estratégicas principales: (1) fortalecer la institución, (2) consolidar los programas medulares como el Programa Aquiles Nazoa, y (3) crear el programa VOLVER A LA SIMÓN, que nace con el objeto de definir, establecer e implementar mecanismos que estimulen la participación de los egresados en diversas actividades para contribuir, de manera concreta y efectiva, al sostenimiento de la Universidad Simón Bolívar como modelo de excelencia.

En el ámbito del fortalecimiento institucional, además de mejorar, formalizar y documentar los procesos internos, nos dispusimos a ejercer de nuevo el rol que nos corresponde como asociación de egresados, fungiendo de enlace no solamente con nuestros colegas y entre ellos y nuestra Alma Mater, sino también buscando estrechar relaciones con las otras asociaciones de egresados de las principales universidades venezolanas: UCV, UCAB, UNIMET, UDO, UC, UMA. Estamos convencidos de que en el corto plazo, el rol de las instituciones universitarias en el país constituirá un área estratégica que debemos abordar en conjunto como egresados, en la que tenemos mucho que aportar para la discusión de modelos más flexibles, novedosos y modernos de funcionamiento de nuestras casas de estudio.

Cuando las alarmas se encendieron en nuestra querida universidad, acudimos enseguida al llamado. En ese sentido, profundizamos las relaciones de alianza y apoyo entre la AEUSB y las autoridades universitarias, invitando a otros egresados destacados y líderes a participar, para dar la discusión estratégica imprescindible de cara a la situación crítica que la USB estaba enfrentando y para trabajar en conjunto en la atención de los proyectos prioritarios que las autoridades nos indicaran.

Diseñamos e implementamos nuevas prácticas para canalizar a través de proyectos concretos, la voluntad de involucrarse y apoyar a la universidad que nuestros egresados han manifestado, con el Programa Volver a la Simón, que inició con una línea de trabajo egresado – docente para atender una emergencia específica, y ya hoy cuenta con 7 líneas de trabajo, cada una constituida en un proyecto específico, el cual se desarrolla en equipo con la instancia universitaria correspondiente.

Nuestro enfoque ha incluido que el desarrollo de cada proyecto debe diseñarse para que contribuya con la sostenibilidad de la universidad. Destaca entre ellos el proyecto del suministro de agua potable en el campus, para el cual se contó con el apoyo de INELECTRA en la evaluación y elaboración del proyecto a nivel de ingeniería, por un monto donado por esta empresa, de alrededor de $90.000. En este momento nos encontramos en la búsqueda de los fondos para llevarlo a cabo.

En un entorno dinámico como el que hoy se desarrolla en el mundo, trabajamos intensamente en revisar y plantearnos un nuevo modelo de negocio para la AEUSB, que la potencie y convierta además en la plataforma idónea y natural para el fortalecimiento de la innovación y emprendimiento de nuestros egresados, al tiempo que genera cada vez más canales de apoyo a los proyectos propios y los prioritarios de nuestra universidad.

Estamos convencidos de que el fortalecimiento de nuestra asociación, que el próximo febrero de 2019 arriba a sus 25 años, junto a la nueva visión que pusimos en práctica respecto a la relación con los egresados y con la universidad, constituyen un aporte invaluable para nuestra comunidad de egresados, y en mucho mayor grado para nuestra querida Universidad Simón Bolívar, porque así como nuestras vidas están marcadas por lo que aprendimos en ella, estamos dispuestos a no descansar para garantizar que esa marca de excelencia y de futuro siga vigente.

Por Catalina Ramos, presidenta de la Junta Directiva de la Asociación de Egresados 2015-2018

Comentarios

comentarios