Rechazamos el golpe de estado en Venezuela

Es urgente recuperar la libertad, la democracia y la institucionalidad en nuestro país.

 Marzo 2017.

Los venezolanos estamos asistiendo en las últimas horas, a la destrucción total del Estado de Derecho, la Constitución y la República. La sentencia nro. 156 de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia, del 29 de marzo en la madrugada, representa un zarpazo más.

No nos sorprende esta sentencia, proveniente de un régimen que progresiva y sistemáticamente ha ido restringiendo nuestros derechos civiles y ciudadanos, así como el ejercicio de la soberanía popular, a partir de la eliminación del Referendum Revocatorio y las elecciones regionales el pasado año, hasta esta más reciente acción, que no es otra cosa que el desconocimiento de un mandato claro de cambio de modelo político que la inmensa mayoría de los venezolanos dimos el 6 de diciembre de 2015.

Pero además, esta sentencia, que se suma a todas las del año pasado, viene de un TSJ ilegalmente constituido, cuyos magistrados fueron designados a través de un proceso totalmente contrario a lo establecido en la Constitución. Estamos frente a una acumulación de más de 50 sentencias en contra de la Asamblea Nacional que no son tales, ya que en ellas se ha impedido el debido proceso, por lo que no son más que actos políticos contra el poder legislativo. Tenemos que estar claros: no estamos frente a un problema jurídico. La razón de fondo es política: el régimen se niega a concurrir a elecciones.

No hay duda de que Nicolás Maduro y los suyos no tienen ningún interés en el país, todo lo contrario. Su único interés es mantenerse en el poder a como dé lugar. Por ello, nosotros, egresados de la Universidad Simón Bolívar, como ciudadanos comprometidos con el destino y el futuro de nuestro país, tenemos la responsabilidad, el deber y el derecho de hacer un llamado de alerta a nuestros conciudadanos venezolanos y a la comunidad internacional, ante esta situación crítica, esta arremetida que pone a la sociedad venezolana en un estado de crispación provocado, con la intención de paralizarnos y someternos, secuestrando las vías cívicas, electorales, pacificas, democráticas y constitucionales que tenemos los ciudadanos para enrumbar el país hacia un futuro de paz, libertad, justicia, prosperidad y bienestar para todos los venezolanos.

Llamamos a la comunidad uesebista, y a todos los venezolanos, a desconocer a quienes han violentado todos los mecanismos formales y legales y han pretendido herir de muerte la Democracia. La Constitución Nacional le garantiza al ciudadano los canales específicos para tomar la batuta en la reconducción del destino del país, que este régimen pretende desconocer y anular.

Manifestamos nuestro apoyo decidido a la Asamblea Nacional como institución autónoma y único espacio legítimo de expresión absoluta de la voluntad mayoritaria de los ciudadanos.

Apoyamos en forma categórica las acciones que el Secretario General de la Organización de Estados Americanos ha venido adelantando en defensa de la Democracia y los Derechos Humanos en Venezuela, con el consecuente llamado a la aplicación de la Carta Democrática en nuestro país.

Instamos a la comunidad internacional a que se mantenga alerta y rechace esta acción ilegítima e inconstitucional del régimen, porque no sólo está en peligro la democracia de Venezuela, sino la paz del continente.

Los ciudadanos tenemos el derecho, pero por sobre todo, tenemos el deber de decidir el destino de nuestro país. Vamos a ejercer ese derecho y ese deber, cumpliendo el texto constitucional.

Quienes habitamos este hermoso país, siempre hemos estado a la altura de las dificultades, y hoy, con mucha más razón debemos hacerlo, pues nuestro país nos necesita.

 

Junta Directiva AEUSB

Comentarios

comentarios