Grupo de egresados buscará mejoras para abastecimiento de agua en el campus

 

Un grupo de ingenieros de Inelectra, varios de ellos egresados de la USB, visitaron la sede de la USB Sartenejas para hacer un recorrido por las principales tomas de agua y trabajar en el diseño y conceptualización de proyectos que aumenten y mejoren las fuentes de ingreso de agua, la capacidad de almacenamiento y distribución en el campus.

Este equipo fue recibido por las autoridades en la Casa Rectoral, lugar donde compartieron impresiones y precisaron algunos aspectos en torno a esta alianza promovida por la Asociación de Egresados, organización que atendió la solicitud hecha por el Vicerrectorado Administrativo para buscar alternativas de apoyo al sinnúmero de proyectos de Planta Física de la USB, entre los que destaca el de la búsqueda de fuentes alternas, almacenamiento y distribución de agua en virtud de las reiteradas interrupciones del servicio que han llevado a la suspensión de las actividades regulares de la universidad.

La visita del grupo de ingenieros de la empresa estuvo coordinada por la Dirección de Planta Física, y el recorrido incluyó las acometidas de Hidrocapital, comedores de Casa del Estudiante y MYS, edificio de Biblioteca, uno de los más grandes de Sartenejas, y los tres pozos ubicados en el Jardín de los Jubilados, área de deportes y la represa; además de las zonas circundantes con miras, a futuro, a desarrollar proyectos de almacenamiento de agua, informó Carlos León, director de PF.

El grupo de Inelectra estuvo conformado por los ingenieros César Sánchez (coordinador), Guillermo Castro y Karla Martínez (Estudios), Ramón Briceño (Mecánica), Raymi Suárez (Tuberías), Eduardo Guerrero (Civil), Adriana Narinesingh (Procesos), Juan Carlos Christiansen (Electricidad) y María Elisa Lozada (Asuntos Públicos).

Mineau Reyes, directora de la Aeusb, explicó que desde la Asociación buscan generar acuerdos que minimicen el impacto de la diáspora de profesionales que ha sufrido la universidad en los últimos años, y de la falta de inversión académica que ha diezmado considerablemente la planta física universitaria en general.

Reyes mencionó el programa Volver a La Simón, a través del cual 89 egresados están ofreciendo horas de clase en diferentes carreras y cuyo objetivo es definir, establecer e implementar los mecanismos que estimulen y permitan la participación de los egresados en actividades académicas, tutoriales y de extensión, que contribuyan de manera concreta, efectiva, sistemática y transformacional, al sostenimiento de la USB como modelo de excelencia en su gestión de formación.

Con tres línea de acción, Volver a la Simón consta de un nivel táctico, para la de necesidades inmediatas (urgente); nivel transicional, diseñado para generar un ensayo de formalización y consolidación de nuevos mecanismos de cooperación (necesario); y nivel estratégico, orientado a la formulación de una propuesta para un modelo de universidad autosostenible, con autonomía y salud financiera (transformacional).

La recuperación del complejo de piscinas es otro proyecto que se adelanta en la USB con la Asociación de Egresados, dijo Reyes, concebido para lograr que la instalación sea sustentable desde el punto de vista ambiental, económico y social. Servideo Morales, egresado como ingeniero mecánico en 1979, es el coordinador de este proyecto por la Aeusb.

Para la directora de la AE el proyecto del agua es el más importante debido a la precariedad del servicio en los últimos años que ha perturbado las funciones universitarias, dijo la egresada. “Actualmente, buscamos la vinculación con otros organismos, como la CAF, para tener apoyo financiero para este proyecto”, puntualizó.

Mariella Azzato, vicerrectora administrativa, explicó que junto a Carlos León, director de Planta Física, han sostenido reuniones para explorar la posibilidad de tener independencia en la disposición del agua, al menos en la sede de Sartenejas, y que con la participación de Inelectra se estableció un cronograma de trabajo que culminará en 8 semanas y media para tener un diagnóstico de lo que requiere la USB para garantizar el servicio, lo que incluye las fuentes naturales de agua, la capacidad de almacenamiento que pueda tener, las tuberías necesarias para la distribución, los tanques que abastecerían a los edificios con mayor demanda del servicio, entre otros.

Para Azzato es fundamental que la universidad ordene las necesidades, establezca prioridades, emprenda proyectos concretos y sobre todo, pueda contar con el apoyo de los especialistas, especialmente si son egresados de la USB.

El mejor producto de la USB son sus egresados

El Rector Enrique Planchart se dirigió al grupo de ingenieros de Inelectra, varios de ellos egresados de la USB, refiriéndose a la diferencia entre la universidad donde se graduaron y la actual. “Esta era una universidad privilegiada, consentida del gobierno; fue creada con 19 millones de dólares que obtuvo a través de un préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo y que sirvió para construir varios edificios y comprar mobiliario, incluyendo pupitres; pero, lamentablemente, no ha tenido el mantenimiento adecuado de la planta física debido a la escasez presupuestaria.

El Rector destacó que actualmente el principal problema de la USB es la renuncia del personal universitario, especialmente académico; “la generación de relevo de la universidad se ha ido del país, lo que representa una gran tragedia; sin embargo, hemos logrado mantener cierta autonomía e institucionalidad, y la presencia de ustedes nos ratifica que para la USB, en toda su historia, el mejor producto son sus egresados, por eso nos conmueve su presencia, su participación y esa respuesta extraordinaria que dan a su Alma Mater. Estamos dispuestos a aprovechar ese capital, a apoyar y aceptar el aporte que nos hagan”, dijo.

Comentarios

comentarios