Nuevas ideas que entusiasman a egresados y amigos de la Universidad Simón Bolívar

El programa “Volver a la Simón” es innovador y estimulante

El programa, en cuya semilla de gestación están las ideas de Luis Emilio Suberviola, avanza bajo la batuta de la Asociación de egresados y con el total respaldo de las autoridades universitarias.

programa VS 1 

Al conocer la situación por la que está atravesando la Universidad Simón Bolívar, USB, Luis Emilio Suberviola, ingeniero electrónico, egresado en 1986, sintió una profunda inquietud y quiso buscar la manera cómo podría colaborar con la casa de estudios que le dio su formación y muy gratas vivencias.

Se preguntó, cómo podía ayudar a la Simón y, en su caso particular como egresado y empresario, en cuya compañía trabajan muchos ingenieros de administración de esa universidad, decidió hablar con el rector, Enrique Planchart.

Su idea era colaborar y se le ocurrió que podría ser consiguiendo talento en las empresas que pudieran llenar variados espacios en el área docente. Es sabido, que han sido numerosos los profesores que se han ido de la USB, incluso, algunos fuera del país donde han conseguido excelentes oportunidades de desarrollo.

El rector acogió inmediatamente la idea, persuadido de que era exactamente lo que necesitaban. “Vamos a hacerlo”, dijo Planchart. Luis Emilio, por su parte recibió un gran apoyo de los ingenieros con quienes trabaja y de allí nació el componente docente de “Volver a la Simón”. “En este trimestre, -dijo Suberviola-, ya hay tres ingenieros nuestros dictando algunas asignaturas”.

 

Uno de los pioneros de “Volver a la Simón”

 Luis Emilio Suberviola egresó en 1986. Siempre fue preparador. Siente pasión por la docencia. Su faena estaba orientada hacia el área de Sistemas de Energía Esencial, en lo que tiene ejerciendo 30 años y más específicamente, en equipamiento de sistemas de energía para aplicaciones muy críticas. Eso significa, que trabaja con las redes eléctricas y de comunicaciones que permiten que sean posibles cosas tan cotidianas como comunicarse por teléfono, tener electricidad en nuestras casas, hacer transacciones bancarias o acceder a internet. Son todos sistemas complejos.

 Entre 1989 y 2009 ejerció la docencia en asignaciones vinculadas con los sistemas de energía en situaciones críticas. En 2009 por razones familiares dejó de dar clases y ahora, al cumplir 30 años de graduado, regresa a dar clases nuevamente sobre materias referidas a su área de desempeño.

Suberviola se siente esperanzado y optimista, en razón de la respuesta que ha tenido de los egresados. “La sed de los titulados comienza a funcionar y ya ha empezado a unirse gente”. Coincidió con otros egresados que tenían la misma preocupación como Euler Jiménez, y posteriormente hizo el contacto con la Asociación de Egresados de la Universidad Simón Bolívar, AEUSB, dirigida por Catalina Ramos y desde julio de 2016 a la fecha se están implantando iniciativas no aisladas sino concentradas en el programa “Volver a la Simón”.

“Los egresados somos el grupo más grande de los miembros de la comunidad universitaria. Cuando la AEUSB me invitó a pronunciar el discurso de los 30 años de graduados, aproveché para difundir aún más el mensaje que ha venido calando entre los ex alumnos, pues la universidad nos lo dio todo. Lo que somos, se lo debemos a la universidad y, en este momento, nos toca ser más activos”, comentó.

Un programa estructurado

“Volver a la Simón” tiene tres líneas de acción: 1) De acción urgente, 2) De acción necesaria y 3) De acción transformacional. La primera está orientada a captar profesionales que llenen los espacios académicos acéfalos más urgentes. Ya se encuentra en funcionamiento. La segunda se refiere a la incorporación de nuevos modelos que faciliten a egresados y empresas formas innovadoras de cooperar con la USB, no solamente en la docencia, y la tercera, busca en un mediano o largo plazo la concepción y propuesta de un nuevo modelo de universidad que sea cada día más sólida, estable e independiente.

Lo graficó de la siguiente manera: “Van corriendo tres cosas: las curitas para colocar a los enfermos que se están desangrando, le aplicamos un torniquete. Luego, el tratamiento para que se estabilice y posteriormente, el procedimiento preventivo para que el paciente permanezca sano y no corra el peligro de volver a caer”.

Suberviola refirió que la siguiente fase es la que permite la incorporación de las empresas. Señaló que habrá un mecanismo en el que éstas puedan participar, no solo con material intelectual, sino con algún mecanismo de donaciones. Pero eso está aun en conversaciones. “Es puro músculo y muchas ganas de trabajar”, acotó.

¿Cómo integrarse?

La mejor forma de incorporarse al programa “Volver a la Simón” es comunicándose con la AEUSB, al correo volveralasimon@aeusb.org . Manifestar su deseo y forma en que puede activarse y, según su disposición se reúne o conversa con los responsables de las líneas de acción ya definidas.

“Si el interesado se encuentra en el exterior, -indicó-, igualmente debe contactar a la AEUSB y expresar de qué forma quiere colaborar. Hay espacio para todos. Estamos trabajando para encontrar formas innovadoras de integración egresado – USB”.

Mantengamos el contacto a través de la AEUSB. Nuestra universidad nos necesita. Mayor información: Telf. 212-9063029 o por el correo Info@aeusb.org. @AEUSB

Comentarios

comentarios