Entrevista a egresado Juan Carlos Gil

Inelectra busca formulas para contribuir con el nivel académico de la Simón Bolívar: Tenemos que lograr convertir nuevamente a Venezuela en un país atractivo

JUAN CARLOS GIL

Juan Carlos Gil, presidente de Inelectra, empresa líder en el desarrollo de proyectos de ingeniería y construcción de alta complejidad. Es egresado en Ingeniería Mecánica de la Universidad Simón Bolívar, en 1978.Es un profesional experimentado, formado en Venezuela y en Estados Unidos, que ha dedicado sus treinta y nueve años de carrera al desarrollo de la capacidad de ingeniería y construcción en nuestro país.

Venezuela fue,  es y continuará siendo un país de oportunidades. Somos una nación con inmensos recursos naturales explotados y por explotar, donde todavía hay muchísimo por hacer.  Con un clima insuperable, y unas condiciones envidiables para desarrollar su potencialidad. 

Adicionalmente, sin duda, con la mejor gente del mundo. Personas inteligentes, trabajadores incansables, y que trata bien a nacionales y foráneos. De ahí que quienes han venido de otras tierras se sienten en nuestro país como en su propia tierra y les cuesta irse.

Si nos referimos al ámbito social podemos decir con orgullo que somos el producto de las oportunidades que nos dio Venezuela. Nuestro sistema educativo generó la movilidad social que se busca en los países en desarrollo, como fuimos durante el siglo pasado. El mundo se abrió ante los venezolanos que pudimos obtener educación y con ella, ascender socialmente hasta alcanzar nuestras metas.

No son percepciones. Es una realidad que los estudiantes y profesionales venezolanos se destacan en el mundo entero. Es lamentable que mucha gente se ha ido pero que, seguramente, retornará cuando las condiciones socio económicas mejoren en este país.

Un ejemplo a resaltar es la trayectoria de Juan Carlos Gil, egresado de Ingeniería Mecánica de la Universidad Simón Bolívar, en 1978. Con 38 años de graduado y 39 de carrera profesional, ha crecido en Inelectra, una empresa innovadora en el desarrollo de proyectos de ingeniería y construcción de alta complejidad.  Empresa líder en el desarrollo de soluciones técnicas integrales de alto valor en el sector energético en Venezuela.

Juan Carlos Gil entró a Inelectra en el año 1976 como pasante. Posteriormente, adquirió responsabilidades como ingeniero de proyectos, líder de disciplina, gerente de departamento, director de diseño,  vicepresidente de construcción, de proyectos y de operaciones. Luego fungió de presidente ejecutivo para después convertirse en presidente de la Junta Directiva. “Toda mi carrera ha sido en el área de ingeniería, procura y construcción, y en esta empresa”.

Agradece a la Universidad Simón Bolívar su formación académica. “Contribuyó mucho en mi formación profesional. En 1976 hice una pasantía corta y en 1977, una larga. Este último período tuve una formación en proyectos, que era una electiva y, al mismo tiempo, aprendía cómo se hacían los proyectos en una empresa. Fue un complemento muy interesante. Desconozco la situación actual, pero la Simón siempre ha tenido niveles académicos muy altos. Aparte, su formación práctica, en la que te exponen a lo que es, realmente, la industria y cómo se trabaja”.

“Mi experiencia ha sido muy fructífera. He estado en proyectos muy grandes e interesantes. Rotar por todas las áreas de la empresa, hacer diseño directamente, pasar por construcción, estar en obra, ver cómo se ejecuta, cómo se construyen todas las interfaces y las coordinaciones de un proyecto de planificación y control. Además, ser parte en proyectos  hasta de 300 millones de dólares es sumamente interesante”.

Nadie pensaba en irse

Como un genuino egresado de la Universidad Simón Bolívar, Juan Carlos Gil revela que Venezuela confronta una difícil etapa de fuga de talentos. La migración por la situación del país es realmente grave.

“Somos una empresa de mil personas. El año 2015 perdimos alrededor de 130 colaboradores, gente que se debe sustituir, que hay que captarla en el mercado. La mayoría de quienes se fueron son egresados de nuestras universidades. Quienes se incorporan hay que formarlos aceleradamente, ofrecerles adiestramiento, dado que no son efectivos realmente hasta después de año y medio o dos de entrenamiento. De ver cómo se hacen los proyectos, cómo se ejecutan y ha ocurrido, que luego de la preparación, emigran”.

Gil es del criterio que los profesionales en formación deben continuar entrenándose pero con permanencia. Si se forman para que continúen su trabajo en México, Panamá o Colombia,  revela que afrontamos una crítica situación de país.  Inelectra está todo el tiempo demandando profesionales recién graduados. Gente buena, con buena formación.

Pensando en contribuir con la Simón Bolívar y darle a la universidad profesores de buen nivel académico para que den materias básicas, está analizando junto a su equipo de trabajo cómo reclutar a unos de sus ingenieros electrónicos para que dicten algunas materias en su alma mater, en razón de que los docentes de la Simón Bolívar ganan muy poco y es difícil subsistir con el sueldo que tienen. Estos, por supuesto, los financiaría Inelectra.

“De esta manera, -sostuvo-, aportando y contribuyendo todos, podremos lograr que el país sea lo suficientemente atractivo para que estos profesionales vean su carrera en su país, y  vean lo que nosotros observábamos en nuestra época. Nadie pensaba irse del país. De hecho, hice un postgrado en Michigan, Estados Unidos y nunca pensé quedarme por allá”.

Inelectra es su gente

“Somos una empresa de gente y todo lo que hacemos depende de su talento. Evidentemente, hay un reto tremendo de manejar individualidades y hacerlas que trabajen en conjunto. Estoy convencido que cada uno de nosotros tiene algo que dar. Son talentos diferentes con distintas capacidades y hay que saber sacarle el mejor provecho para que trabajemos juntos. Lo que más me reconforta es ser efectivos con la contribución coordinada de personas de muchos  tipos. También con socios y clientes extranjeros de quienes aprendemos de otras culturas. Es muy interesante hacer la labor que hacemos. Este no es un trabajo de prender un suitche y una máquina. Es una labor donde la gente da lo mejor de sí”.

Inelectra desarrolla proyectos de petróleo, de producción de gas, refinación petroquímica y de generación de potencia. “Construimos los planes de nuestros clientes. Evidentemente, -dijo-, hay una situación económica en el mundo, no solo en Venezuela, que ha hecho que disminuya la inversión en el área de energía”.

Relató que con el petróleo a 30 dólares por barril, en muchos casos, no se justifican las inversiones. Sin embargo, hay una inversión importante en combustibles renovables y de bajo contenido de azufre.  Existe una tendencia a generar proyectos que tengan una huella de contaminación menor a la que tenían en el pasado. Son proyectos que se justifican, no por una fórmula económica sino por la protección al ambiente. Por tener más combustibles limpios y menos contenido de azufre. Se está hablando de la sustitución del fueloil por gas y  de fuentes de energía renovables, como viento, solar y biocombustibles, entre otros.

Gil comentó que existe un movimiento en la industria. Hay una consolidación debido a que el mercado está contraído por la caída de los precios del petróleo y la contracción de la economía  en general.  “Hay una tendencia a que empresas de ingeniería y construcción como la nuestra también se consoliden, a que se fusionen a fin de ser más eficientes. Es lo que está ocurriendo hoy y va a continuar sucediendo”.

Un nuevo desafío

El petróleo no va a subir de precio a corto plazo, y los consumidores como China y la India están reduciendo el consumo. Estados Unidos está produciendo internamente. Esto ha cambiado la industria y los contratistas tenemos que ser más productivos,  competitivos y eficientes. Tenemos que entregar el mismo producto a menor costo. Además, precisamos competir con empresas que están surgiendo en China,  India, Filipinas y otros países asiáticos, donde la tarifa o el costo de la ingeniería es mucho menor que en el nuestro, dijo el presidente de Inelectra.

Ser más efectivos es un reto para los próximos diez años. Las exigencias de los clientes es hacer proyectos mucho más verdes. En la industria de la energía veremos propuestas diferentes. Su demanda tradicional  ha caído y la industria tiene que adaptarse a los tiempos. El cliente está en la búsqueda de reducción de costos debido a la economía.

Orgulloso de pertenecer a Inelectra, Juan Carlos Gil realza la trayectoria de esta empresa con 47 años en el mercado. “Tenemos una base de talento envidiable respecto a otras industrias comparables en el país. De mil personas, 800 son técnicos y profesionales con conocimientos y su experiencia promedio es de 8 años. Si bien ha habido una importante rotación de personal, todavía mantenemos un núcleo significativo de personal experimentado”.

Refirió que otro elemento diferenciador  de Inelectra es su inversión en capacidad tecnológica, en herramientas de última tecnología destinada al diseño de tres dimensiones, simulación de procesos, diseño de equipos,  de procesos y en gerencia de proyectos. La empresa está montada en SAP y tiene varios años usando Smartplant 3D, que es la última herramienta de diseño en tres dimensiones.

“Contamos con una tecnología que hemos desarrollado en estos años con todos los problemas del mundo: acceso a dólares y la situación económica del país pero nos hemos podido mantener. No hay ninguna empresa de nuestro ramo en el país o Latinoamérica con nuestra base tecnológica de diseño de plantas industriales y de procesos”, enfatizó.

Señaló que las herramientas mencionadas son solo unas pocas, y contamos con muchas más. Duda  que empresas de clase mundial en Latinoamérica puedan tenerlas. Es muy difícil conseguir una compañía de nuestra capacidad. Dijo que otro elemento que la diferencia del resto es el compromiso que tiene con el cliente.

“Jamás hemos dejado a un cliente sin terminar su proyecto, sin entregarle un producto de calidad. Por supuesto que hemos encontrado dificultades en la ejecución de proyectos pero jamás hemos dejado de cumplir. Creo que ese compromiso con el cliente, aparte de nuestra capacidad tecnológica y de talento es lo que nos diferencia de otras empresas”.

Comentarios

comentarios