Becarios del Programa Aquiles Nazoa aprendieron cómo ser agentes de cambio

110706-pan01El pasado sábado 2 de julio, la Asociación de Egresados de la USB organizó una jornada especial de formación en la que los jóvenes pertenecientes al Programa de Becas Aquiles Nazoa asistieron al Taller “Como ser estudiante y no morir en el intento”, a cargo del Rafael Fuentes, Ingeniero Mecánico graduado en la Simón; y a una dinámica para el desarrollo de competencias facilitada por representantes de la empresa consultora de recursos humanos EDEPSA.

De esta manera, los estudiantes tuvieron la oportunidad de reflexionar sobre el papel que desempeñan en la universidad, y cómo convertirse no sólo en mejores alumnos, sino en agentes de cambio capaces de transformar su entorno, con herramientas de liderazgo, comunicación, y trabajo en equipo, así como un alto sentido de pertenencia hacia su casa de estudios.

Rafael Fuentes indicó que existe varios tipos de estudiantes de la USB, cada uno con diferentes niveles de compromiso hacia la comunidad uesebista (ver Video 01), siendo el “ser” o líder quien representa mejor los valores de excelencia que se fomentan en la Simón.

“El líder conecta gente, tribus, y las hace evolucionar; construye cultura, defiende sus ideas, las desarrolla y las debate, las desaprende, y las cambia; ejerce y conduce su visión; se somete a escrutinio en el debate de ideas y a la rendición de cuentas; y se compromete a lograr lo que propone y logra transformar el mundo”, dijo.

Según Rafael, “la universidad es un espacio donde el mundo interior de cada uno nosotros puede expandirse, crecer, evolucionar, y cambiar de una dirección a otra; esa es la libertad que brinda la
USB. La posibilidad de cambiar es una versatilidad que todo ser humano debe mantener. El conocimiento es cambiante, se transforma, y en consecuencia nosotros también debemos cambiar y transformarnos”.

Asimismo, “cada quien debe hacer lo que más le gusta y motiva. Ese sentido de autodefinición y autodeterminación es uno de los principales valores que enseña la universidad”.  Otro es el sentido de progreso: “Nosotros podemos hacer las cosas cada vez mejor. Con pequeños pasos, poco a poco, se pueden lograr cambios importantísimos. No tenemos que pensar que vamos a desarrollar el país en cinco días, pero sí podemos mejorar un entorno poco a poco, y eso dentro de un colectivo hace la diferencia”.

También “tenemos que hacer cosas que trasciendan a nosotros mismos, nuestras familias, y nuestra tribu inmediata, para el beneficio de las siguientes generaciones”. En resumen, “la posibilidad de cambiar, hacer las transformaciones poco a poco, y que esas transformaciones superen el interés individual son las lecciones más valiosas que yo aprendí en la universidad”.

110706-pan04Acerca del PAN
Luego de su presentación tuvimos la oportunidad de preguntarle a Rafael su opinión sobre el PAN: “El Programa Aquiles Nazoa acoge a estudiantes de bajos ingresos y que necesitan un apoyo económico, pero esas personas traen también valores de cambio, que son la semilla para trasformar la universidad, y transformando la universidad se puede cambiar al país. El programa está dedicado a crear competencias en esos estudiantes que les permitan no sólo ser exitosos como estudiantes, sino como ciudadanos integrales”.

¿Qué te motiva a realizar este taller y a participar en el PAN?
– Cuando yo entré en la universidad, mi vida cambió. Yo vengo de una zona de clase media baja, Casalta, donde estudié en un colegio excelente, San José Calasanz, pero mis posibilidades de ser exitoso en una sociedad altamente competitiva eran mínima. La universidad me motivó a tener un logro,  a ser un agente de cambio para mí, mi familia, mi entorno, y luego por supuesto para el país. Yo quiero que eso que hizo conmigo la universidad lo haga con otras personas, y que a su vez se conviertan en mejores personas de lo que eran antes de entrar aquí, y como creo en ese poder transformador de la universidad, yo apoyo el Programa Aquiles Nazoa.

¿Tuviste la oportunidad de compartir con los becarios del PAN?
– Sí, tuve la oportunidad de hablar con ellos, y preguntarles donde habían estudiado y dónde vivían. Todos coinciden con el mismo perfil que yo tenía cuando yo entré a la universidad. Son personas de estratos humildes, que no tienen carro y tienen que venir a la universidad en transporte público o en cola; almuerzan en el comedor; tienen que usar la biblioteca, porque no pueden comprar los libros; y usan el sistema de Internet de la universidad. Estoy convencido de que este programa los ayudará a ser exitosos y mejores personas.

Rafael hizo un llamado a otros egresados para que participen activamente en el Programa de Becas Aquiles Nazoa (ver Video 02).

110706-pan03Dinámica para el cambio
Además de la charla “Como ser estudiante y no morir en el intento”, la Asociación de Egresados facilitó la realización de una dinámica a cargo de la empresa EDEPSA. Su directora y fundadora, Coral Benzecry, explicó que el finalidad de esta actividad fue ayudar a los muchachos del PAN a definir cuál es el objetivo que persiguen, y desarrollar competencias en las áreas de liderazgo, análisis de situaciones, y trabajo en equipo, a fin de tener en el futuro un mejor desempeño.  

“Comenzamos con una charla motivacional para luego aplicar un instrumentos que nos permitió realizar un focus group. En él, con las herramientas que diseñamos y la información que nos proporcionó la asociación, validamos cuáles son las expectativas de los muchachos, y diagnosticamos qué necesidades cubriremos más adelante con actividades complementarias, como talleres, cineforos, y psicodramas, que son metodologías novedosas con las que esperamos obtener resultados de cambio”, dijo.

Italia Micicche, facilitadora de EDEPSA, señaló que en la dinámica se inculcó en los estudiantes la visión de que sí pueden lograr sus metas, y que hay personas e instituciones dispuestas a apoyarlos, tal como hace la Asociación de Egresados. “Es necesario ayudar a estos jóvenes, ya que no todos tenemos las mismas posibilidades, y porque estas semillas pueden dar frutos maravillosos. Aquí probablemente están los futuros líderes de empresas, instituciones o la misma universidad. En la medida que podamos dar a otros, estaremos construyendo un mejor porvenir para nuestro país”.

“Nosotros les ofrecimos herramientas para conectarlos con ellos mismos, y ayudarles a encontrar dentro de sí la fuerza para superar obstáculos, así como para que se visualicen en el futuro, y tengan más claro lo que quieren hacer a partir de ahora”, precisó.

A nivel personal, “esta experiencia me hizo sentir útil, y ver el sentido de lo que hago, porque generalmente trabajamos con profesionales dentro de empresas, y estar con estos jóvenes me permitió conectarme con sus sueños, y con lo que nosotros como seres humanos podemos darles. Fue algo refrescante y bonito”.

Opinan los estudiantes
Para Roxana Briceño, estudiante del 6to trimestre de Organización Empresarial, el taller le sirvió para afianzar su sentido de pertenencia hacia la Simón. Ese sentimiento que se manifiesta “cuando uno dice ‘soy uesebista’, y por lo tanto, debo comportarme como tal”.

Pensar en el logro de los objetivos y pasar de ser nadie a ser líder son otras de las lecciones que aprendió Roxana: “Nosotros mismos somos los que nos imponemos nuestros propios obstáculos, y los que vamos a definir si vamos a lograr o no nuestros objetivos”.  En cuanto a ser líder, “me gusta motivar a la gente; hacerla sentir bien; y compartir los conocimientos que tengo, porque eso es bonito”.

“En mi carrera hay mucha apatía. Por eso me gustaría enseñar a ese tipo de personas a querer la carrera, y hacerles ver lo que se puede lograr con ella, proyectándose en el futuro” comentó.

En cuanto a la dinámica, “ésta ayuda a conocerse así mismo, y a determinar qué debilidades y fortalezas se necesitan para ser un profesional de excelencia, como los que busca el Programa Aquiles Nazoa”.

Roxana pertenece al PAN desde febrero de este año. “Esta experiencia ha sido muy grata, porque nos aportan conocimientos y herramientas para el autoconocimientos y el logro de metas”, concluyó.

Por último, Kevin Espósito, estudiante del último trimestre de Ingeniería Química, expresó que la charla fue “muy enriquecedora”, y lo ayudó a reforzar los valores que ha aprendido en la universidad. “No me considero un líder, pero desde que entré en la universidad siempre he buscado ayudar a los demás”. Después de terminar su tesis, Kevin quiere trabajar en función de encontrar soluciones para su entorno, aunque no desde una posición política, sino como un actor social. Con la dinámica de EDEPSA aprendió cómo superar las limitaciones: “Las barreras existen, pero hay que darles la vuelta, porque uno siempre cree que los problemas son más grandes de lo que son en realidad”.

110706-pan02

Video 01:

{youtube}UtGY3rtml80{/youtube}

Video 02:

{youtube}FvpIgk-M3KU{/youtube}

Comentarios

comentarios